Pajareando en las Villuercas, los Ibores y la Jara

El Geoparque Villuercas, Ibores, Jara no es una zona de observación de aves muy conocida. En ocasiones ha sido mencionada en otras webs o en algún que otro reportaje turístico, pero la información ofrecida ha sido muy reducida. Normalmente siempre se describen los mismos puntos de observación, lo que es una lástima, ya que esta zona tiene mucho más que ofrecer.

A pesar de que es verdad que la mayoría de las aves que se pueden observar aquí, las podremos ver también en otros lugares de Extremadura, no hay otro lugar con tanta variedad de paisajes como el geoparque . En un área relativamente pequeña podemos encontrar tanto ecosistemas pertenecientes a paisajes de bosque atlántico en las laderas de umbría y gargantas encajonadas, como ecosistemas mediterráneos más propios de esta latitud. Esta variedad hace que la diversidad de especies botánicas y faunísticas de Villuercas, Ibores y Jara sea de las más importantes de España.

El hecho de que esta comarca, hasta hace poco tiempo, se haya mantenido aislada de otras zonas naturales más conocidas de Extremadura y de no poseer en su territorio ninguna población mayor de 2.500 habitantes convierten a esta zona en un paraíso natural por descubrir para la mayoría de los amantes de la naturaleza en estado puro, que disfrutarán con la observación de una gran cantidad de especies de aves.

Pero esto no es todo. En todo el geoparque hay muchas probabilidades de cruzarnos con ciervos, corzos, jabalíes, zorros, tejones, jinetas, meloncillos y garduñas, mientras que en los humedales habitan especies como nutrias, tortugas, salamandras, gallipatos, y una gran variedad de libélulas y mariposas.
Si a todo esto le añadimos la infinita variedad de orquídeas, y de otras hierbas con hermosas flores como peonías, toronjiles, narcisos, gladiolos, etc. que crecen en esta parte de Extremadura, nos encontraremos con un exuberante entorno natural sin igual para ver y disfrutar.

¡Bienvenido al Paraiso!